Los huevos vaginales o huevo de Yoni es el precursor de las bolas chinas. Sus orígenes radicas en prácticas teoístas que potencian la energía sexual femenina. Además ayudan a trabajar la tonificación, elasticidad y capacidad de relajación de la vagina, asimismo casa cristal/mineral trabaja un centro energético asociado a órganos vitales debido a su vibración particular. A la hora de adquirir un huevo vaginal es muy importante cerciorarse de que es el cristal/mineral adecuado para ti. Por tanto, ha de tener la dureza para soportar el ph vaginal y que este no se degrade, o nos produzca algún efecto adverso.

Para adquirir un huevo vaginal tenemos que tener en cuenta:

  • El tamaño, debes elegir un huevo vaginal con el tamaño adecuado para ti, ya que de acuerdo al tamaño puede resultar muy pesado y puede dificultar su expulsión. Si es demasiado pequeño puede no tener el peso necesario para salir de la vagina con facilidad.
  • La vibración del material/cristal, recordando que cada mineral mueve un canal energético diferente, por lo que debes elegir un material/cristal que se adapte a tus necesidades energéticas.
  • Perforado, es más fácil de usarlo, ya que puedes introducir en el un hilo y agarrarlo como un tampón.
  • Sin perforar, se respeta la geometría del huevo y aumentan su vibración y poder energético.

También te puede gustar:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *