Posts Tagged ‘cambio climático’

El hielo derretido en Groenlandia puede hacer que el mar anegue Nueva York

domingo, mayo 31st, 2009
Un pesquero circula entre hielos flotantes en la costa de Groenlandia. |Foto: Reuters
  • Los científicos elevan el grado de amenaza previsto por trabajos anteriores

Nueva York, Boston y otras ciudades de Estados Unidos podrían afrontar este siglo un aumento en los niveles del mar por encima de los pronósticos para el resto del planeta, si el hielo de Groenlandia continúa derritiéndose tan rápido como hasta ahora, informa Reuters.

La información fue presentada el miércoles por investigadores del National Center for Atmospheric Research (NCAR), Centro Nacional para la Investigación Atmosférica en Boulder, Colorado.

Concretamente, si el ritmo de pérdida de hielo en Groenlandia sigue creciendo a un 3% anual, el modelo informático de simulación desarrollado por el NCAR indica que el agua liberada al Atlántico podría alterar la circulación oceánica de una forma que afectaría directamente a la costa nordeste de Estados Unidos hacia el año 2100.

Esta costa es especialmente vulnerable a los efectos del deshielo en Groenlandia debido a la dirección de la circulación oceánica en el Atlántico, que dirige agua cálida desde los trópicos hacia el norte, donde se enfría y desciende para crear una densa corriente de agua fría.

El aumento se debería a que el índice de derretimiento de hielo en Groenlandia podría agregar tanta agua dulce en el salado Océano Atlántico norte como para cambiar el extenso patrón de circulación del océano, conocido como cinta transportadora oceánica.

El nivel de los mares de la costa noreste de América del Norte podría subir entre 30 centímetros y 50 centímetros más que en otras áreas costeras si el derretimiento de los glaciares de Groenlandia continúa acelerándose a su ritmo actual, afirmaron los expertos.

La evaluación es aún más sombría que la realizada por un estudio anterior. Un artículo publicado en marzo en la revista ‘Nature Geoscience’, precisó que el aumento de las temperaturas del agua podrían cambiar las corrientes oceánicas hasta aumentar el nivel de los mares en las costas del noreste de Estados Unidos 20 centímetros más que el aumento mundial promedio.

Sin embargo, la investigación anterior no incluyó el impacto del derretimiento del hielo de Groenlandia, que precipitaría los cambios en la circulación oceánica y aumentaría entre 10 y 30 centímetros el nivel del mar en el noreste de Norteamérica por sobre el promedio mundial.

El aumento del nivel del mar no sólo afectaría a la costa. También los sistemas de drenaje continentales sufrirían las consecuencias, dado que el agua oceánica salada se internaría en deltas de ríos, cambiando el ambiente biológico, afirma Aixie Hu, principal autor de un artículo sobre el tema publicado en la revista ‘Geophysical Research Letters’.

El hielo que cubre gran parte de Groenlandia se está derritiendo más rápido debido al cambio climático global, pero el nivel de los mares no aumenta en la misma medida en todo el mundo. Actualmente, el nivel en el Atlántico Norte es 71 centímetros menos que en el Pacífico Norte, debido a que el primero cuenta con una capa densa y compacta de agua fría de la cual el segundo carece.

El derretimiento de hielo de Groenlandia ha aumentado un 7% anual desde 1996 pero Hu indicó que es difícil asegurar que el índice se mantendrá en los próximos 50 años, aunque sería posible a causa del calentamiento global.

FUENTE: EL MUNDO – AGENCIAS

Share Button

El viaje del emperador… hacia la extinción

martes, enero 27th, 2009
Fotograma de la película documental "El viaje del Emperador", de Luc Jacquet.

No es ninguna sorpresa para la comunidad científica que los animales polares que dependen del hielo marino se vean amenazados por el calentamiento global. Se trata de uno de los impactos del cambio climático más previsibles en los ecosistemas polares y de hecho es una de las consecuencias contempladas por el último informe del Panel Intergubernamental para el Cambio Climático (IPCC), la guía ‘oficial’ sobre este fenómeno.

Sin embargo, pocos estudios se han centrado en predecir la respuesta de una población animal a los cambios actuales o futuros. Así lo consideran, al menos, los autores del artículo que hoy se publica en Proceedings of the National Academy of Sciences (‘PNAS’) sobre el futuro de uno de los pingüinos más populares, el emperador (sobre todo a raíz de la película documental El viaje del emperador, de Luc Jacquet.

Como muchas otras especies polares, el pingüino emperador (‘Aptenodytes forsteri’) hace su vida en el hielo marino: cría y busca alimento en él. Sin embargo, está previsto que el aumento global de las temperaturas reduzca la extensión de hielo marino -como está ocurriendo ya de forma llamativa en el Ártico-. La amenaza es clara, ¿pero cómo afectará exactamente a esta especie?

Fotograma de Luc Jacquet.

Fotograma de Luc Jacquet.

Stéphanie Jenouvrier, del Departamento de Biología de la Institutción Oceanográfica de Woods Hole (EEUU), y colegas decidieron cuantificar los efectos del clima en los índices de supervivencia, predecir las tendencias climáticas futuras e integrar estos efectos en los modelos poblacionales.

Concretamente, los científicos desarrollaron un modelo para «estimar los índices de crecimiento y las probabilidades de casi-extinción [un declive del 95% o más] bajo previsiones de las condiciones futuras del hielo según los modelos climáticos empleados por el IPCC».

Los pingüinos emperador se reproducen durante el invierno antártico. El hielo marino les sirve para formar colonias a grandes distancias del mar abierto, lo que hace que las incursiones al agua en busca de alimento requieran larguísimos viajes.

Cuando el hielo es demasiado abundante, dicen los autores del estudio, estos viajes se vuelven aún más largos, con su consiguiente gasto energético para los adultos que van a buscar alimento y menos aprovisionamiento para las crías. Pero, de la misma forma, si el hielo es escaso, los índices de supervivencia son más bajos.

Esta especie se alimenta de peces que a su vez ingieren krill, unos crustáceos minúsculos que forman parte del plancton marino. La abundancia de hielo marino fomenta la producción planctónica, por lo que la relación entre la cantidad de hielo y la disponibilidad de alimento es directa.

Jenouvrier y colegas citan un ejemplo de interacción entre clima y supervivencia. Entre 1972 y 1981, un descenso brusco de la extensión de hielo marino en Terre Adélie (Antártida) durante varios años consecutivos tuvo consecuencias dramáticas sobre la población de pingüinos emperador.

La reducción de un 11% en el hielo marino coincidió con una reducción del… ¡50% en la población de esta especie!

En base a sus modelos -que tienen en cuenta datos de más de cuatro décadas-, los investigadores concluyen que, si el hielo marino disminuye en invierno al ritmo previsto por el IPCC, la población de pingüinos emperador se reducirá drásticamente en 2100 como consecuencia de una adaptación muy lenta a las nuevas presiones ambientales.

No obstante, las posibilidades de llegar a una situación de casi-extinción es del 36%, según los modelos.

FUENTE: EL MUNDO (Tana Oshima)

Share Button

El año 2008 ha sido el décimo más caluroso desde que existen registros

martes, diciembre 16th, 2008

El año 2008 ha sido el décimo más caluroso desde que existen registros

El año 2008 ha sido el décimo más caliente desde mediados del siglo XIX, cuando empezaron los registros, y en distintas partes del mundo se dieron fenómenos meteorológicos extremos, lo que confirma la tendencia al calentamiento global del planeta.

Así lo revela la Organización Meteorológica Mundial (OMM) en su informe anual difundido hoy y en el que señala la variabilidad de los fenómenos observados: temperaturas más altas de lo normal en partes de Europa, el invierno menos frío jamás registrado en zonas de Escandinavia y frío extremo -en ciertos casos hasta romper récords históricos- en Sudamérica, principalmente en Argentina.

En contraste, las temperaturas medias en julio fueron superiores en 3 grados centígrados en gran parte de Argentina, Paraguay, Uruguay, el sudeste de Bolivia y el sur de Brasil, agrega el estudio.

En Australia se registraba en marzo la canícula más larga de la historia con una máxima superior a 35 grados durante 15 días consecutivos.

«En todo esto vemos la manifestación de la variabilidad existente«, comentó el secretario general de la OMM, Michel Jarraud, en conferencia de prensa.

La sequía fue un fenómeno persistente en varios lugares a lo largo de 2008, entre ellos Portugal y España, en Europa, y Argentina, Paraguay y Uruguay, en Latinoamérica, con efectos muy graves sobre la agricultura de estos tres últimos países.

«La influencia humana, particularmente la emisión de gases del efecto invernadero, ha incrementado la posibilidad de tener estos años cálidos«, aseguró el científico Peter Stott, del Centro Hadley para la Predicción e Investigación del Clima en Exeter (Reino Unido), según informa Reuters.

«Al comparar las observaciones con la respuesta esperada por la acción del hombre y por los agentes naturales del cambio climático, está demostrado que la temperatura está ahora 0,7 grados por encima de lo que estaría sin la acción humana», señaló. Sin embargo, Jarraud explicó que, como parte de las variaciones que sufre el clima, 2008 fue un año más frío frente a la media del decenio 1997-2007, aunque haya sido el décimo más caliente de la historia meteorológica.

El ligero enfriamiento de este año frente a los anteriores fue provocado por el fenómeno de ‘La Niña’, explicó.

«Como resultado del cambio climático, lo que hubiera sido un año excepcional se ha convertido en algo bastante normal. Sin la influencia humana en el cambio climático, sería 50 veces menos probable ver un año tan caliente como el 2008«, concluyó Peter Stott.

ESPECIAL S.O.S. CAMBIO CLIMÁTICO DE ELMUNDO.ES

FUENTE: AGENCIAS – EL MUNDO

Share Button

El cambio climático provoca un descenso en las poblaciones de lemmings en Noruega

jueves, noviembre 6th, 2008

El cambio climático amenaza más la existencia de los lemmings que su presunta tendencia al suicidio. Ésta es la conclusión a la que han llegado científicos noruegos en un artículo que se acaba de publicar en la revista Nature.

La cantidad de estos pequeños roedores en la región sur del país ha sufrido un fuerte descenso, debido a que en el invierno con frecuencia desaparece o se modifica la capa de nieve allí. Esta evolución amenaza a la población de lemmings en la zona, indicó el equipo encabezado por los biólogos Nils Stenseth y Kyrre Kausrud de la Universidad de Oslo.

El cambio principal y más visible fue, según los expertos, la ausencia de la explosión poblacional de lemmings, que en pasado ocurría regularmente cada entre tres y cinco años. Sin embargo, según este nuevo estudio, el último gran aumento se población se produjo en 1994.

Los científicos sospechan que las poblaciones de estos roedores han dejado de crecer debido al aumento de las temperaturas provocado por el cambio climático. Al parecer, el calentamiento impide que se formen unas cavidades entre la capa de nieve y el suelo que los lemmings necesitan para encontrar las plantas de las que se alimentan, así como para protegerse de sus depredadores. Como hace más calor, la nieve se queda húmeda en primavera y estos agujeros no se forman.

Las observaciones de los investigadores sugieren, por lo tanto, que el aumento de las temperaturas ha privado a los lemmings no sólo de uno de los accesos más importantes que usan para comer, sino del escondite crucial que usan para protegerse de los zorros y otras especies que les atacan siempre que pueden.

«El número de lemmings está cayendo y los picos de su población están desapareciendo», asegura Nils Stenseth, de la Universidad de Oslo, que ha dirigido el estudio.

Las migraciones masivas que se producían para la búsqueda de alimento, durante las cuales grandes grupos de lemmings se arrojaban al agua para nadar, condujeron al surgimiento del mito de los presuntos «suicidios masivos».

Sin embargo, en realidad, tras un fuerte incremento de la población aparecían el hambre y la agresividad en la competencia por el escaso alimento. Ambos causaban una importante reducción de la población.

Ahora, el cambio climático se ha convertido en una amenaza para su futuro, pero de momento, no hasta el punto de convertir a los lemmings en una especie amenazada. «Afortundamente, todavía estamos lejos de se encuentren en riesgo de extinción», señala Stenseth.

FUENTE: ELMUNDO.ES / AGENCIAS

Share Button

Científicos sientan las bases de investigaciones sobre el cambio climático y el casquete polar de Groenlandia

miércoles, noviembre 5th, 2008

Investigadores de diversos países han definido, en unas jornadas organizadas en Mallorca por la Fundación Europea para la Ciencia (ESF, en sus siglas en inglés), las bases para iniciar y elaborar investigaciones que determinen con precisión cuánto el cambio climático afecta al derretimiento del casquete polar del sur de Groenlandia y cómo contribuye al aumento del nivel del mar.

La capa de hielo de Groenlandia ha sido el centro de atención de investigaciones recientes sobre el cambio climático, debido a que está mucho más expuesta al calentamiento global inmediato que el casquete polar del Antártico, que es mucho mayor. No obstante, no está claro cuánto contribuye este fenómeno al aumento de los niveles del mar.

En unas jornadas de trabajo organizadas recientemente por la ESF bajo el título ‘Incremento del nivel del mar causado por el casquete polar de Groenlandia’ se ha definido un marco para realizar investigaciones más detalladas al respecto. Las jornadas reunieron a especialistas de diferentes campos como la glaciología, la climatología, la geología, la modelización y la imagen por satélite.

“Los objetivos principales son establecer el nivel de conocimiento actual, priorizar las necesidades de investigación, y elaborar propuestas”, ha explicado el Profesor Tavi Murray, del Grupo de Glaciología de la Universidad de Swansea (Reino Unido) y uno de los responsables de la convocatoria de las jornadas de trabajo.

Si bien observaciones recientes indican que el casquete polar de Groenlandia se está derritiendo rápidamente, no se tiene certeza de cuánto contribuye al aumento de los niveles del mar, como ha explicado otro de los responsables de la convocatoria, Carl Boggild, de la UNIS de Svalbard. “Uno de los desafíos importantes consiste en determinar qué fracción del agua fundida realmente escapa, ya que en muchos lugares el agua fundida simplemente fluye sobre la nieve fría y vuelve a congelarse”, ha señalado Boggild.

Modos de medición

Un modo de terminar cuánta agua está fluyendo es medir no sólo la superficie del casquete polar de Groenlandia, sino también su espesor, si bien esto es mucho más difícil. Alternativamente, puede realizarse un seguimiento del proceso de salida del agua, tanto desde el suelo como mediante satélite, preferiblemente integrando ambos modos, como se discutió en las jornadas de trabajo. Se planteó la necesidad de establecer una base de datos de observaciones realizadas desde el suelo, incluyendo el flujo de agua de deshielo, así como la separación continua de icebergs desde el casquete polar, así como eventos ocasionales, como terremotos bajo el hielo.

Posiblemente, el mayor desafío inmediato identificado en las jornadas es la reducción de los elevados niveles de incertidumbre respecto al comportamiento actual y futuro del el casquete polar de Groenlandia, y la reconciliación de los numerosas informaciones y predicciones contradictorias.

En el caso del agua de deshielo, las estimaciones del total anual varían entre 50 gigatoneladas (GT) y aproximadamente 250 GT, y este nivel de incertidumbre hace que las predicciones prácticamente carezcan de sentido. “Los satélites dotados de sensores láser pueden detectar cambios en la elevación con una precisión de 10 centímetros, pero no consideran la compactación de la nieve”, ha apuntado Murray. “Otros satélites, que utilizan ondas de radio, tienen problemas debido a la penetración de la señal en la nieve. Asimismo, existe un método adicional desde satélite: medir el ‘peso’ de la capa de hielo que cubra áreas demasiado extensas –de modo que también pueda detectarse cambios de peso fuera de la capa de hielo”. Al menos estas fuentes múltiples de datos tienen potencial para combinarse y obtener estimaciones más precisas.

Dadas estas incertidumbres, no está claro ni siquiera lo que depara el futuro próximo al casquete polar de Groenlandia. Como ha indicado Murray, los altos niveles de reducción del espesor que se han observado recientemente en el sur y en torno a los extremos han tomado por sorpresa a los climatólogos, si bien no hay garantías de que continúen produciéndose.

“En la actualidad existe una gran incertidumbre, debido a que las observaciones de reducción del espesor han resultado ser una sorpresa”, ha subrayado Murray. “Básicamente, podemos afirmar que son posibles tres escenarios relativos a la mayor disminución del espesor que se ha observado recientemente. Uno es que continuará agravándose. En segundo lugar, podría mantenerse constante, incluso a pesar de que el clima se haga más calido, y en tercer lugar, la mayor velocidad de reducción del espesor podría detenerse totalmente, y la disminución futura pasar a ser meramente el resultado de la fusión”.

Todavía no se sabe cuál de estos escenarios se producirá, aunque Murray y Boggild están convencidos de que las jornadas de trabajo organizadas por la ESF han preparado el terreno para obtener avances sustanciales.

Fuente: SINC

Share Button