Unos polos muy calientes

  • Investigadores españoles confirman el deshielo

  • Casi 150 investigadores, 24 ingenieros y 105 militares han participado

«Lamentablemente hemos confirmado que se está fundiendo el hielo de hace millones de años en la Antártida mucho más rápido de lo que hasta ahora se pensaba», afirma telefónicamente desde el buque oceanográfico español Hespérides, Carlos Duarte, investigador del CSIC.

Lo hace en calidad de coordinador del proyecto español Aportes Atmosféricos de Materia Orgánica y Contaminantes en el Ártico y Antártico de investigación del cambio climático en los polos. Los estudios se han desarrollado durante los últimos dos años en el marco del IV Año Polar Internacional, que se ha extendido desde marzo de 2007 hasta ahora.

La conclusión de ambas campañas es que la cubierta helada de los casquetes polares se funde aceleradamente por el cambio climático. Es más, Duarte asegura que esa aportación generalizada de agua dulce de hace millones de años al océano Austral, que se filtra por debajo del hielo desde la plataforma continental helada de la Antártida, está provocando «un estímulo de producción biológica de gran magnitud».

En principio podría parecer algo positivo que el plancton y el krill en grandes proporciones sea un aporte vital en la cadena trófica antártica. De hecho, la menor salinidad y mayor temperatura del agua, de hasta 4ºC -cuando lo normal es 1ºC-, ha permitido observar desde el Hespérides una gran actividad de la fauna marina antártica: desde las algas microscópicas a las ballenas jubartas.

Pero Duarte despeja el optimismo rápidamente: «Es sólo un fenómeno local y pasajero de poco más de un mes de duración. Luego, la descomposición de esa materia orgánica de ciclos de vida tan cortos provoca emisiones muy elevadas y concentradas de dimetil sulfuro (DMS), que tendremos que estudiar qué impacto tienen en estos ecosistemas tan frágiles», añade el científico.

Su conversación con elmundo.es la mantiene navegando por el Paso de Drake hacia Usuahia (Argentina), donde el Hespérides amarró el lunes pasado para desembarcar al pasaje científico que regresó por vía aérea hacia España y otros destinos, después de trabajar a bordo del buque oceanográfico desde el día 26 de enero.

En este tiempo, el barco ha llegado a navegar en latitud 66º Sur y ha circunvalado la península Antártica por los mares de Wedell y Belinghausen. El Hespérides y su tripulación han sido testigos directos de los enormes icebergs que se ha desprendido de la plataforma Wilkins hace tres semanas y que flotaban a la deriva por el mar de Belinghausen.

Los 31 investigadores, entre los que se encuentran expertos de las universidades de Lancaster (Reino Unido), Harvard (EEUU), Algarve (Portugal) y Quebec (Canadá), además de los españoles, han constatado la fusión acelerada del casquete del Continente Helado. «Se creía que en la Antártida había un cierto equilibrio y que la fusión del hielo era inferior al Ártico. Pero no es así», señala Duarte.

Subida del nivel del mar

«Lo peor es que hasta ahora no se había calculado lo que este deshielo masivo podría afectar en la subida del nivel del mar. ¡Cuando se hagan los cálculos va a haber sorpresas!», añade el oceanógrafo del Instituto Mediterráneo de Investigaciones Avanzadas.

Estos días prepara la comunicación científica de los resultados de las investigaciones polares españolas de los dos últimos años. Nuestro país ha participado en el Año Polar Internacional -con la colaboración de otros 63 países- con 19 proyectos de investigación acerca del fenómeno. Casi tres decenas de expertos se han desplazado al polo Norte y al Sur, en el marco de esta campaña científica internacional.

La campaña antártica española ha involucrado a 144 investigadores, 24 ingenieros y técnicos, 105 militares y 74 instituciones. Ha sido un esfuerzo financiero, logístico y técnico de primera magnitud, según el Ministerio de Ciencia e Innovación.

Las investigaciones sobre el efecto del cambio climático en los casquetes polares se ha convertido en una de las carreras científicas más apasionantes de este siglo. Miles de científicos tratan de hallar respuesta a las inquietantes preguntas que plantea el deshielo de los Polos de la Tierra.

El pasado día 25 de febrero, la Organización Meteorológica Mundial (OMM) hizo público un avance de los resultados científicos, alertando sobre la situación que se han encontrado los expertos.

Carlos Duarte continuará con sus investigaciones oceanográficas a lo largo de la costa sur de Chile hasta el 18 de marzo, en un buque de la Armada de ese país. Se trata de un proyecto de investigación conjunta del CSIC y la PUC (Pontifícia Universidad Católica, de Santiago de Chile), denominado Laboratorio Internacional de Cambio Global (LINCGlobal), que estudiará cómo afecta el fenómeno climático a la corriente de Humboldt y a las pesquerías de la región.

El LINCGlobal está compuesto por una veintena de investigadores comprometidos con la Ciencia del Cambio Global que, desde parámetros de excelencia científica, focalizan sus esfuerzos en dos ámbitos de investigación: impactos del cambio global sobre los ecosistemas marinos y terrestres, y modelización y macroecología.

FUENTE: EL MUNDO (Gustavo Catalán Deus)

Share Button

Comments are closed.