El 30% de los españoles no se ve atractivo y cuida poco su aspecto físico.

Sus ingresos son iguales o inferiores a 1.500 euros, según un estudio. Esta parte de la población tiene hábitos de comida saludables y apenas practican ejercicio.

Los españoles que utilizan productos cosméticos tienen un mayor concepto de sí mismos y de su calidad de vida, según una investigación liderada por la Asociación Nacional de Perfumería y Cosmética (Stanpa), en colaboración con la consultora sociológica MyWord.

El responsable de Formación y Estudios de Mercado de Stanpa, Óscar Mateo, asegura que los datos obtenidos a partir de 8.500 entrevistas, entre españoles de 18 y 65 años, sobre las rutinas de belleza y cuidado personal, determinan que “el 70 por ciento de los españoles que utilizan cosméticos de manera habitual se ven más atractivos, con mayor salud dermatológica, física y emocional”.

Belén Barreiro, fundadora y directora de MyWord, considera que ese alto porcentaje de la población se encuentra en un “circulo virtuoso”, pues parte de unos niveles de “satisfacción con su físico muy altos y, en general, con su calidad de vida”.

Consumidores, a su vez, divididos en un 50 por ciento que se autocalifica poseedor de un “atractivo normal”, detalla Mateo, y que realiza un gasto habitual, pero racional, en cosmética.

Mientras que otro 20% son usuarios “con más tiempo y dinero para dedicar a la belleza”, ambos grupos con mucha información, “tanto digital como en tienda”, y con ingresos superiores a la media, con salarios entorno a 1.500 euros.

A más cuidados, más salud física

Según Barreiro, expresidenta del Centro de Investigaciones Sociólogicas (CIS), la relación de este grupo de consumidores con el mundo de la belleza va asociada a otros hábitos saludables, como una alimentación variada y la práctica habitual de ejercicio, “además, de dormir un promedio de horas por encima de la media”.

Circunstancias que redundan en un “bienestar emocional mayor y en menor número de problemas dermatológicos”, al ser más constantes en sus tratamientos cosméticos, lo que provoca también una “mayor confianza y seguridad en sí mismos”.

El 30 por ciento restante de la población española, que no se considera satisfecha con su aspecto, se relaciona “lo justo” con el mundo de la belleza, comenta Mateo. “Básicamente, se concentra en sus hábitos de higiene”.

“Se encuentran en lo que hemos denominado círculo vicioso”, con una insatisfacción vital generalizada y hábitos de vida poco saludables, matiza el experto de Stanpa.

Barreiro concluye que cuidarse “sí importa, porque revierte en mayor salud dermatológica, física y emocional”, lo que permite que el consumidor se sienta “más satisfecho con su vida en todos los aspectos: laboral, familiar o de pareja”

FUENTE: 20 MINUTOS – EFE

Share Button

Comments are closed.