Nocturia: la necesidad de orinar por la noche

Nocturia: la necesidad de orinar por la noche
Qué es la nocturia

La nocturia es la necesidad que una persona tiene de despertarse de noche para ir a orinar en repetidas ocasiones. Se puede convertir en un problema si esto ocurre más de dos veces por noche.

La nocturia es común en la gente mayor. En las mujeres mayores de 65 años, se asocia con la menopausia, la hipertensión arterial y una menor capacidad vesical. Puede ocasionar problemas en su vida diaria. Su sueño se ve perturbado y puede tener el riesgo de caerse al levantarse a orinar en la oscuridad. Cambios de esta naturaleza en su patrón de sueño podrían incluso hacer que el problema se agrave: podría estar más consciente del llenado de su vejiga y entonces sentir que necesita orinar con mayor frecuencia.

La nocturia es la principal causa de interrupción del sueño, además de poder causar depresión, en los varones adultos, lo cual se traduce en un efecto negativo sobre su actividad diaria y, por ello, sobre su calidad de vida.

Causas

Beber demasiado líquido durante el final de la tarde puede provocar que se orine con más frecuencia durante la noche. La cafeína y el alcohol después de la cena también pueden conducir a este problema.

Las infecciones urinarias son otra de las causas de la micción durante la noche, así como tener un nivel elevado de calcio en la sangre o tomar ciertos medicamentos, incluso diuréticos.

Otras afecciones que pueden conducir a la poliuria nocturna (alta producción de orina mientras se duerme) son las siguientes:

  • Insuficiencia renal crónica.
  • Diabetes sin tratar (del tipo 1 o 2).
  • Diabetes insípida o diabetes gestacional (se produce durante el embarazo).
  • Insuficiencia cardíaca.

Despertarse con frecuencia durante la noche para orinar también puede estar relacionado con la apnea obstructiva del sueño (se interrumpe la respiración o se cesa de respirar muchas veces durante el sueño) y otros trastornos del sueño. La nocturia puede desaparecer cuando el problema del sueño esté bajo control.

Sin embargo, las principales causas de una baja capacidad nocturna de la vejiga son:

  • Obstrucción de la vejiga.
  • Vejiga hiperactiva.
  • Infección de la vejiga o infección recurrente del tracto urinario.
  • Inflamación de la vejiga (hinchazón).
  • Cistitis intersticial (dolor de la vejiga).
  • Cáncer de vejiga.
  • Hiperplasia benigna de próstata (en hombres), provocada por un crecimiento no cancerígeno de la próstata que obstruye el flujo de la orina.

Síntomas

  • Producir mucha cantidad de orina, generalmente más de 2 litros, al día (poliuria).
  • Que el cuerpo produzca un gran volumen de orina mientras duermas (poliuria nocturna).
  • Producir más orina durante la noche de la que el cuerpo es capaz de retener (baja capacidad nocturna de la vejiga). Esto provoca el despertarse durante la noche por la necesitad orinar.
  • Puede ser una combinación de poliuria nocturna y de baja capacidad nocturna de la vejiga (nocturia mixta).
  • Mal sueño; algunas personas que tienen mal sueño y se despiertan frecuentemente, irán al baño cada vez que se despiertan. En estos casos normalmente no es la necesidad de vaciar la vejiga lo que les despierta.

Prevención

Según la Organización Mundial de la Salud, estas son algunas de las posibles medidas preventivas:

  • Beber poco por la tarde y sobre todo, bebidas alcohólicas.
  • No fumar.
  • La alimentación debe contener vegetales abundantes (brócoli, coliflor, repollo, col, berros, tomates, rábano), frutas, legumbres, soja y derivados, y un bajo contenido en carnes rojas, grasas saturadas, sal, azúcar y calcio. Asimismo, es aconsejable tomar cereales integrales y grasas de origen vegetal.
  • Vaciar la vejiga frecuentemente, durante el día y sobre todo antes de acostarse.
  • Acostarse en posición horizontal después de comer.
  • Evitar viajes largos, estreñimiento, comidas flatulentas, frío y humedad.
  • No hacer vida sedentaria; el deporte es muy beneficioso.
  • Evitar el sobrepeso y la obesidad.

Diagnóstico

Para poder diagnosticar esta enfermedad, el paciente puede tener un diario de vaciado de vejiga, es decir, un registro de cuántos líquidos ingiere, cuántas veces necesita ir al baño a orinar y cuál es la cantidad de producción de dicha orina durante dos días. Además, deberá apuntar cualquier medicamento que esté tomando en ese momento, infección de las vías urinarias que padezca o cualquier síntoma que pueda estar relacionado.

Nocturia: la necesidad de orinar por la noche

Tratamiento

  • Restringir la ingestión de líquidos después de las seis de la tarde y eliminar el consumo de alcohol y cafeína.
  • Precisar los horarios de ingesta de diuréticos u otro tipo de medicamento que pueda provocar un aumento del flujo urinario.
  • Elevar las piernas por el día en caso de edemas manifiestos o usar de vendajes compresivos en miembros inferiores.
  • Utilizar anticolinérgicos (molécula que actúa como neurotransmisor y que permite la comunicación nerviosa entre dos neuronas, mejorando por lo tanto, la actividad muscular) en pacientes con hiperreflexia (reacción anormal y exagerada del sistema nervioso involuntario a la estimulación) sin obstrucción urinaria.

Si lo prescribe el médico, es posible tomar alfabloqueadores adrenérgicos, ya que permiten una mejoría tanto en el caso de los pacientes con nocturia sin hiperplasia benigna de próstata como en el de los que sí presentan agrandamiento de la próstata, o vasopresina en spray nasal, muy usado en niños con enuresis, aunque en el anciano debe manejarse con cuidado por el peligro de hiponatremia y coma.

FUENTE: DMEDICINA

Share Button

Comments are closed.