Noche de luna azul

  • La noche del viernes 31 de julio se pudo ver la ‘luna azul’, una expresión que hace referencia a la segunda luna llena en un mismo mes, algo que suele ocurrir cada tres años. La denominación fue acuñada en torno a 1940, a raíz de un dicho popular anglosajón. Aunque esa noche nuestro satélite no cambió realmente de color, erupciones volcánicas e incendios forestales han permitido ver lunas verdaderamente azuladas.
Una luna azul es un fenómeno raro y excepcional, según refleja una expresión anglosajona. / NASA

Una luna azul es un fenómeno raro y excepcional, según refleja una expresión anglosajona. / NASA

Una de las expresiones de los anglosajones es Once in a blue moon (algo así como ‘una vez cada luna azul’), para referirse a algo raro, que no sucede casi nunca o, incluso, que es absurdo. Pero en ocasiones los astros se alinean y, la noche del 31 de julio ha sido una de esas pocas veces.

Por segunda vez en el mes de julio, la Luna estuvo a punto de convertirse en una luna llena. La primera fue el 2 de julio. Según el folclore moderno, cuando hay dos lunas llenas en un mismo mes, la segunda es ‘azul’.

En la década de 1940 se consolidó la denominación de luna azul para referirse a la segunda luna llena en un mismo mes

Si le hubieran dicho a alguien en la época de Shakespeare que algo ocurre “una vez cada luna azul”, esa persona no le habría atribuido ningún significado astronómico a la expresión. La luna azul simplemente se refería a algo infrecuente o sin sentido, como programar una fecha para ‘el doce de nunca’. Desde entonces, sin embargo, su significado ha cambiado.

La definición moderna surgió en la década de 1940. En aquellos días, el almanaque del granjero de Maine ofrecía una definición de luna azul tan complicada que muchos astrónomos no lograban entenderla. Involucraba factores como las fechas eclesiásticas de Pascua y Cuaresma, años tropicales y la aparición de las estaciones según el ‘Sol medio dinámico’.

Para explicar el fenómeno de la luna azul en términos sencillos, la revista Sky & Telescope publicó un artículo en 1946 titulado Once in a Blue Moon. El autor, James Hugh Pruett (1886-1955), citó el almanaque de Maine de 1937 y opinó que “la segunda (luna llena) en un mes, según mi interpretación, se llama luna azul”. Aunque esto no era científicamente correcto, al menos se podía entender. Y así nació la moderna luna azul.

Fenómeno poco habitual

La mayoría de las lunas ‘azules’ se ven blancas y pálidas, al igual que la luna que vemos en cualquier otra noche. El solo hecho de incluir una segunda luna llena en un mismo mes del calendario no cambia su color. Sin embargo, en raras ocasiones, la luna puede volverse azul.

Para que la Luna se vea realmente azul se necesita generalmente una erupción volcánica. En 1883, por ejemplo, se vieron lunas azules casi todas las noches después que el volcán indonesio Krakatoa explotara con la fuerza de una bomba nuclear de 100 megatones. Penachos de ceniza se elevaron hasta la cima de la atmósfera de la Tierra, y la Luna… ¡se volvió azul!

Eso se debió a las cenizas del volcán. Algunos de los penachos estaban llenos de partículas de una micra de ancho, lo que es prácticamente igual a la longitud de onda de la luz roja. Las partículas de este tamaño especial son ideales para dispersar la luz roja, mientras que permiten el paso de la luz azul. De esta manera, las nubes del Krakatoa actuaron como un filtro azul.

En 1883 se vieron varias lunas azules debido a la explosión del volcán indonesio Krakatoa

También se observaron lunas azuladas en 1983 después de la erupción del volcán El Chichón, en México. Y existen informes de lunas azules causadas por el monte Santa Helena, en 1980, y por el monte Pinatubo, en 1991.

Los incendios forestales pueden hacer el mismo truco. Un ejemplo famoso es el gigante incendio que tuvo lugar en las ciénagas de Alberta, Canadá, en septiembre del año 1953. Nubes de humo que contenían gotas de aceite de tamaño micrométrico produjeron soles de color lavanda y lunas azuladas que se divisaron desde América del Norte hasta Inglaterra.

En esta época del año, los incendios forestales de verano a menudo producen humo con abundancia de partículas de escala micrométrica. Es justo el tamaño correcto para hacer que la Luna se vuelva realmente azul.

Por otro lado, es posible que se torne roja. A menudo, cuando la Luna está muy baja, se ve roja por la misma razón que los atardeceres se ven rojos. La atmósfera está repleta de aerosoles mucho más pequeños que aquellos que inyectan los volcanes. Estos otros aerosoles dispersan la luz azul, dejando la luz roja. Por esta razón, son mucho más frecuentes las lunas azules rojizas que las lunas azules azuladas.

¿Suena absurdo? Sí, pero así es todo lo relacionado con la luna azul. Este fenómeno –que suele ocurrir cada tres años– no se podrá volver a disfrutar hasta enero de 2018.

FUENTE: Agencia SINCNASA

Share Button

Comments are closed.