Confesiones de astronautas sobre los aspectos más extraños de la vida en el espacio

  • Algunas de las curiosidades y anécdotas más sorprendentes de vivir en la ISS
Cualquier cosa habitual en la Tierra es apasionante en el espacioCualquier cosa habitual en la Tierra es apasionante en el espacio

Entre las diversas secciones de la popular plataforma estadounidense REDDIT existe una llamada “IAmA” (Yo soy…) también conocida como “AMA” (ask me anything) en la que los usuarios pueden hacer preguntas directamente a muchos profesionales, políticos y personajes famosos que van pasando por la web. Entre las numerosas celebridades que se han sometido a los cuestionarios de los redditers destacan nombres como Bill Gates, Madonna, Arnold Schwarzenegger o el propio presidente Barack Obama. También han circulado por sus páginas algunos de los más brillantes científicos del momento y por supuesto astronautas que han contestado a las más curiosas y extrañas preguntas de los comentaristas.

Hace unos días el periodista científico Joseph Stromberg ha publicado en Vox una recopilación con las respuestas más interesantes y sorprendentes de algunos de los astronautas que han pasado por los AMA de Reddit, en un artículo titulado: Life in orbit: 16 surprising things NASA astronauts have revealed in Reddit AMAs (Vida en órbita: 16 cosas sorprendentes que los astronautas de NASA han revelado en Reddit).

Los primeros momentos son aterradores… y desconcertantes.

Subirse a un cohete y ser lanzado al espacio es una experiencia que debe de ser difícil de olvidar. Ya sea en las actuales Soyuz o en los ya retirados Transbordadores las sensaciones de un astronauta novato en su primer despegue son estremecedoras. Jeff Hoffman, profesor de ingeniería en el MIT y astronauta de la NASA, recuerda cómo fue su primer lanzamiento en un transbordador espacial en 1985.

[Relacionado: ¿Cómo sacan la basura los astronautas de la ISS?]

“Cuando rompimos la barrera del sonido (Mach 1) en mi primer vuelo estaban tan abrumado por el aumento de vibración que creía que algo debía ir mal, tan mal, que por un instante pensé que las alas se iban a caer”… Después de esos momentos terroríficos, Hoffman se tranquilizó y pensó que ya había habido “numerosos vuelos de los transbordadores antes y el vehículo siempre había aguantado así que me agarré con fuerza e intenté disfrutar del paseo”.

Despegue de una Soyuz desde Baikonur rumbo a la ISSDespegue de una Soyuz desde Baikonur rumbo a la ISS

Una vez que la nave llega a la estación internacional y durante el proceso de atraque, el primer sentido que comienza a actuar es el olfato. Mike Hopkins, otro visitante de la ISS recuerda su entrada en la estación de este modo: “Cuando la presión se iguala y se abre la escotilla, aparece ese extraño olor de ionización metálica. Es un olor único y muy distinto. La esclusa huele como a ozono o pólvora”.

La increíble sensación de sentirte Superman.

Todo aquel que ha visitado la Estación Espacial Internacional habla maravillas de la sensación de moverse en microgravedad. Chris Hadfield, uno de los astronautas más queridos por los aficionados gracias a sus videos de divulgación, recuerda que era “como volar… empujabas y te deslizabas mágicamente de un extremo a otro de la estación. Me hacía sonreír cada vez que lo hacía. Sonreía todo el tiempo”.

Luca Parmitano volando en la ISS
Luca Parmitano volando en la ISS

El propio Luca Parmitano se disfrazó en una ocasión de Superman y no deja de recordar que “llevaba todo el tiempo una sonrisa tonta en la cara”, pero teniendo en cuenta siempre que la estación es muy pequeña y que “frecuentemente aquellos vuelos terminaban con algún pequeño accidente al chocar contra la pared”.

Uno no puede parar de pensar que está volando
Uno no puede parar de pensar que está volando

Fluidos corporales y otros elementos desagradables.

La ISS es un sistema cerrado y aislado. Casi nada de lo que se produce en su interior puede salir al exterior, y eso incluye desafortunadamente muchos de nuestros fluidos y gases corporales.

En esta situación de microgravedad las lágrimas, por ejemplo, no caen sino que permanecen durante un rato en los ojos antes de flotar o evaporarse. Esto supone un problema si además estás dentro de un traje espacial con escafandra en el que no puedes frotarte los ojos. Esto es precisamente lo que le ocurrió a Hadfield en uno de sus paseos espaciales: “Estaba cegado por la contaminación en mi traje espacial. Fue el anti-niebla utilizado en mi visera. Tuvieron que pasar 30 minutos para que mis ojos irritados pudieran diluirlo y yo pudiera ver de nuevo. Sin gravedad, las lágrimas no caen por loque tuve que esperar a que se evaporaran ya que no hay forma de frotarte los ojos cuando te has puesto el casco”.

[Te interesará: NASA prepara el primer estudio en el espacio de astronautas gemelos]

Los estornudos también plantean un inconveniente inesperado cuando estás en el exterior enfundado en tu traje y con el casco puesto. “Cuando tenemos que estornudar con el traje puesto, debemos inclinar la cabeza hacia adelante y estornudar en nuestro pecho para evitar que salpique en la visera por dentro”… algo que no siempre se consigue.

Otros gases corporales (como eructos o flatulencias) también representan una extraña incomodidad en un ambiente de microgravedad. Es un tema que ya tratamos aquí anteriormente en un artículo titulado “Pedos en el espacio, un problema más peligroso de lo que parece”, así que no abundaremos más en el asunto. Aunque sí es curiosa una pregunta que le hicieron al astronauta Ron Garan sobre las erecciones en microgravedad. El astronauta las confirmó de una divertida manera: “No hay nada que ocurra en el cuerpo humano aquí en la Tierra que no ocurra en el espacio”.

Estar enfermo en el espacio.

No es fácil ponerse enfermo en la ISS. Si alguien se encuentra enfermo en Tierra pierde su billete a la Estación Espacial y como recuerda Hadfield “Nadie se ha resfriado. Lo peor que puede pasar es tener dolor de cabeza o algún golpe como cuando me raspé la rodilla con una esquina”.

Comer y beber en el espacio es todo un retoComer y beber en el espacio es todo un reto

Aunque sí es cierto que el flotar constantemente produce mareos y vomitar sí que representa un serio inconveniente cuando “compartes el mismo aire que la basura”. Por eso hay que estar preparado y actuar con rapidez y precisión. “Vomitar es problemático ya que sin gravedad su vómito rebota de un lado a otro de la bolsa y te mancha la cara. Hay que planearlo con anticipación, llevar un paño para limpiar y asegurarse de sellar herméticamente la bolsa”

La Tierra a tus pies

Pero no todo son inconvenientes. Vivir a más de 300 kilómetros de altura te ofrece una de las vistas más increíbles de la Tierra, sobre todo cuando sales a realizar un paseo espacial. “Realmente te quita el aliento. Abres la escotilla y miras la Tierra. Es uno de esos momentos en tu vida que recordarás para siempre” afirma Mike Hopkins.

Un paseo espacial es una experiencia inolvidable
Un paseo espacial es una experiencia inolvidable

Para otros, como Chris Hadfield, supuso “la experiencia más magnífica de mi vida. Flotando en el espacio, con el Universo negro sin fondo a mi izquierda y el mundo entero en technicolor a mi derecha”. Es algo que nunca olvidarás.

FUENTE: YAHOO NOTICIAS (Javier Peláez)
Share Button

Comments are closed.