Nueva y llamativa especie de dinosaurio con una gran nariz y cuernos largos

Dicha especie de dinosaurio, que hasta ahora era desconocida, ha sido descrita científicamente gracias a los restos fósiles desenterrados en el Monumento Nacional Grand Staircase-Escalante, en el sur de Utah, Estados Unidos.

Esta enorme bestia herbívora habitaba Laramidia, una de las dos porciones principales de tierra firme en las en las que Norteamérica estuvo dividida durante buena parte del Cretáceo Tardío. En aquellos tiempos, el alto nivel global del mar inundó la muy baja porción central de América del Norte. Como resultado, se extendió un mar caluroso, poco profundo, desde el Océano Ártico al Golfo de México, dividiendo a Norteamérica en las dos mencionadas masas de tierra firme. A la del oeste, una larga y estrecha masa de tierra semejante a una península, se la denomina Laramidia.

El dinosaurio recién descubierto pertenece a la misma familia que el famoso Triceratops.

El estudio fue dirigido por Scott Sampson, siendo conservador jefe en el Museo de Historia Natural de Utah, en la Universidad de Utah. Sampson es ahora Vicepresidente de Investigaciones y Colecciones del Museo de Naturaleza y Ciencia de Denver, en Colorado, Estados Unidos.

Los dinosaurios con cuernos, o ceratópsidos, fueron un grupo de herbívoros cuadrúpedos, y por regla general corpulentos, que vivieron durante el período Cretácico Tardío. Bien representados por el Triceratops, la mayoría de los miembros de este grupo se caracterizan por un gran cráneo con un solo cuerno sobe la nariz, un cuerno sobre cada ojo, y una estructura ósea característica, con cierto parecido a una cofia, en la parte trasera del cráneo. La nueva especie descubierta, Nasutoceratops titusi, posee varias características únicas, incluyendo una nariz desproporcionadamente grande en relación con otros miembros de la familia, y cuernos excepcionalmente largos, curvados y orientados hacia delante, justo por encima de sus ojos. La estructura ósea característica antes mencionada, en el caso de la especie Nasutoceratops titusi, presenta una “ornamentación” menos compleja, a diferencia de otros dinosaurios de su familia que poseen ganchos o puntas en esa especie de cofia ósea. La bestia medía cerca de cinco metros de largo (unos 15 pies) y pesaba 2 toneladas y media aproximadamente.

Recreación artística del Nasutoceratops. (Imagen: Lukas Panzarin)

Recreación artística del Nasutoceratops. (Imagen: Lukas Panzarin)

Por razones que aún no se conocen, todos los ceratópsidos presentan regiones nasales enormes en la parte frontal de sus caras. En proporción, la región nasal del Nasutoceratops es mayor que la de cualquiera de sus parientes evolutivos.

Los autores del estudio consideran que el enorme tamaño de la nariz del Nasutoceratops muy probablemente no implicaba un sentido del olfato mucho más sensible que el de otras especies del grupo, dado que los receptores olfatorios estaban situados bastante más atrás. Así pues, la función de este rasgo corporal extraño continúa siendo desconocida.

Entre los demás autores del estudio figuran Eric Lund (ahora en la Universidad de Ohio), Mark Loewen (Museo de Historia Natural de Utah y Departamento de Geología y Geofísica de la Universidad de Utah), Andrew Farke (Museo Raymond Alf en Claremont, California), y Katherine Clayton (Museo de Historia Natural de Utah), todas estas entidades en Estados Unidos.

Información adicional

FUENTE: NOTICIAS DE LA CIENCIA

Share Button

Comments are closed.