El ‘parque jurásico’ más grande del mundo

Réplicas de dinosaurios. | EFE

Réplicas de dinosaurios. | EFE

Después de su proyecto de construir una réplica del Titanic y realizar de nuevo su viaje original, el excéntrico millonario australiano Clive Palmer planea ahora edificar en su país el mayor parque jurásico con dinosaurios animatrónicos del mundo.

El empresario ya ha encargado en China la fabricación de 165 dinosaurios robóticos, que desplazará hasta su lujoso centro vacacional en la costa nororiental de Australia. Los robots rugirán, moverán la cola y pestañearan, y algunos de ellos alcanzarán los 1.200 kilos y 20 metros de altura. Sin embargo,”aunque algunos de los dinosaurios tendrán un aspecto feroz, al tocarlos el público tendrá la sensación de que fueron adorables como los koalas”, afirma Bill Schoch, gerente del ‘resort’ vacacional Coolum, donde se construirá el parque.

Uno de los robots más espectaculares que se exhibirá en Coolum será la de un Deinosuchus, una enorme bestia prehistórica que se cree que llegada a tener una altura de hasta 15 metros y pesaba 9 toneladas y que es antepasado de los actuales cocodrilos, que aún siguen siendo un peligro real en Australia.

Según indicó la prensa australiana, los fabricantes han entregado ya cerca de medio centenar de estos gigantes aparatos e incluso alguno ha sido colocado en Coolum, incluidos réplicas de un temible Tiranosaurio Rex mecánico, bautizado como Jeff, y de un Omeisaurus, que llegó a medir hasta 15 metros de largo, llamado Bones (Huesos).

Amante de la polémica

Aunque la compañía guarda en secreto el nombre que pondrá a este parque, el gerente de Coolum adelantó que figurará el apellido del excéntrico magnate minero, dado que sus propiedades se llaman Palmer Resort, Palmer Golf, Palmer Grill y el museo de coches de época Palmer Motorama.

De momento el proyecto está congelado por problemas burocráticos con las autoridades locales. Según Russell Green, concejal del municipio de Sunshine, donde se construirá el parque, el empresario está arriesgando demasiado a la hora de obtener las réplicas de dinosaurios.

Clive Palmer, que tiene una fortuna de 795 millones de dólares (619 millones de euros) según la revista Forbes, gracias principalmente al sector minero, alcanzó la fama gracias a su proyecto de construir una réplica del Titánic que realizara el mismo viaje que el barco original. Su excentricidad le ha hecho copar los medios en más de una ocasión. Sobre la seguridad de su nuevo Titanic, afirmó que “uno de los beneficios aportados por el calentamiento global es que ya no hay muchos icebergs en el Atlántico Norte“. En una ocasion, para defender sus inversiones mineras, culpó a la CIA de estar detrás de los movimientos ecologistas que buscaban cerrar la industria del carbón.

FUENTE: EL MUNDOEUROPA PRESS

Share Button

Comments are closed.