La NASA recuerda a los mártires de la exploración espacial

Las banderas de EE.UU. ondearon hoy a media asta en todas las instalaciones de la NASA, que rindió tributo a sus mártires al cumplirse esta semana el 43 aniversario del incendio que mató a tres astronautas del Apolo 1 y el 24 del desastre del transbordador Challenger.

También la NASA recordó el séptimo aniversario de la tragedia del transbordador Columbia, que el 1 de febrero de 2003 se desintegró al regreso de una, hasta entonces, exitosa misión científica.

Las tragedias del Challenger y el Columbia se cobraron la vida de sus 14 tripulantes. En el Apolo 1 murieron tres.

El Día del Recuerdo para la NASA fue encabezado por el director de la agencia espacial estadounidense, Charles Bolden, quien depositó hoy una ofrenda floral ante la tumba de astronautas en el cementerio de Arlington, a pocos kilómetros de la capital.

En una declaración, Bolden agradeció el sacrificio de quienes han perdido la vida en el esfuerzo espacial de Estados Unidos y recordó que esa siempre será una empresa difícil y peligrosa.

Al mismo tiempo, reiteró el compromiso de la agencia espacial de convertir la seguridad de todos los que trabajan para la NASA en su máxima prioridad.

«El legado de los que hemos perdido es nuestro pensamiento permanente y la inspiración de generaciones de nuevos exploradores del espacio», señaló.

«Cada día y con cada desafío que superamos y cada descubrimiento que hacemos, rendimos un tributo a estos notables hombres y mujeres», añadió.

A la conmemoración se sumó el presidente Barack Obama, quien también rindió su tributo a través de una declaración emitida por la Casa Blanca.

«En este Día hacemos una pausa para reflexionar sobre las tripulaciones del Apolo 1, Challenger y Columbia, como también otros que han perdido la vida apoyando la misión de la NASA de exploración y estudio de la Tierra, los planetas y las estrellas. Toda la humanidad se ha beneficiado de su valentía y dedicación», dijo.

«Lamentamos su defunción a la vez que celebramos su espíritu de descubrimiento. Que su sacrificio sea una fuente de inspiración mientras continuamos la labor de nuestra nación de explorar el universo», agregó.

La tragedia del Apolo 1 ocurrió el 27 de enero de 1967 cuando los tripulantes Gus Grissom, Ed White y Roger Chaffee perecieron al desatarse un incendio en el módulo de comando durante un ensayo en Cabo Cañaveral (Florida).

Pese a ese desastre, el programa continuó para llevar a la Luna el 16 de julio de 1969 en la nave Apolo 11 a los astronautas Neil Armstrong, Buzz Aldrin y Michael Collins.

El transbordador Challenger se desintegró en una fría mañana del 28 de enero de 1986, poco más de un minuto después de su lanzamiento desde el Centro Espacial Kennedy, en Cabo Cañaveral.

Entre los siete tripulantes que murieron estaba Christa McAuliffe, la primera maestra de la era espacial, quien se había ganado el derecho a integrar la misión en un concurso realizado por la NASA.

Una tragedia con un número similar de víctimas volvió a golpear a la agencia espacial el 1 de febrero de 2003 cuando el transbordador Columbia estalló tras el choque molecular con la atmósfera al cabo de una misión científica de 16 días.

En medio de los actos de recordación, la NASA continuó hoy los preparativos para la primera misión de los transbordadores este año.

El 7 de febrero, el Endeavour partirá en una misión de 13 días a la Estación Espacial Internacional (EEI) durante la que continuarán los trabajos para completar la construcción del orbitador.

FUENTE: EFE

Share Button

Comments are closed.